Ávila: Un viaje a través de su muralla medieval

Me habían dicho que Ávila era un lugar de España que debía conocer, pero no tenía idea de que aquello sería un viaje espectacular a través del tiempo. La primera sorpresa fue descubrir su muralla, un hito de la arquitectura militar que se ha convertido en monumento artístico.


Muralla de Ávila

Considerado el recinto amurallado mejor conservado del mundo, impresionan sus más de dos mil quinientos metros de extensión; sus ochenta y siete torreones; y nueve puertas. Cimentada sobre roca, no hay fecha exacta de su construcción; algunos aseguran que es de finales del siglo XI. Lo cierto es que lo más atractivo es poder recorrerla y así conocer la historia de Ávila desde lo alto y con la ayuda de audioguías disponibles en varios idiomas.


El recorrido caminando comienza en la Catedral, considerada la primera catedral gótica de España. Resulta interesante que la iglesia forma parte de la estructura defensiva de la ciudad.


Catedral gótica de Ávila

Justo al lado está el Palacio de los Velada, un palacio de finales del siglo XV hoy convertido en hotel, en el que puedes admirar el característico patio central con hermosas arcos y columnas de tres alturas. Aunque no estés hospedado, puedes visitarlo o tomar algo mientras admiras su belleza.


Patio interior del Palacio de los Velada

Otra de las áreas centrales es el Ayuntamiento y la Plaza del Mercado Chico, que nos remonta a la época de los Reyes Católicos cuando, preocupados porque el Concejo carecía de un lugar para celebrar reuniones, ordenaron la construcción de un consistorio. Hoy la plaza es un punto de encuentro en la ciudad.


Seguimos caminando por la muralla hasta llegar al Palacio de los Henao, hoy convertido en Parador de Turismo. El edificio ha sufrido diversas reformas y usos, pero conserva su esencia. Se trata de una espectacular propiedad con un hermoso jardín desde el cual se logra una de las fotos más lindas de Ávila, precisamente la de la Puerta del Carmen. Antiguamente era un convento carmelita, luego fue una cárcel y ahora es la sede del Archivo Histórico Provincial.


Es interesante conocer cómo los hermosos palacios de la nobleza formaban parte de un cinturón defensivo de la ciudad. Un buen ejemplo de palacio medieval fortificado es el Palacio de los Dávila.

Palacio fortificado de los Dávila

Si hay un personaje insignia de Ávila es sin duda Teresa de Cepeda y Ahumada, mejor conocida como Santa Teresa de Ávila. La Iglesia de estilo barroco está construida sobre la casa en la que ella nació y vivió su infancia. En la cripta hay un interesante museo en el que puedes conocer detalles fascinantes de su historia y hasta leer sus famosos escritos.


El recorrido por Ávila está repleto de huellas del pasado sefardí antes de la expulsión de los judíos en 1492. En la actual calle Reyes Católicos se levantó la capilla de Nuestra Señora de las Nieves justo donde estaba la sinagoga de Belforad. Al lado, en la que fue la casa del rabino, existe hoy una hospedería donde todavía se puede ver un antiguo fragmento de una estrella de David. Ávila tenía una de las juderías más importantes de España y eso queda en evidencia por la cantidad de sinagogas que tenía. En la calle del Pocillo, se levanta una casa, con un sorprendente arco de ladrillo apuntado recorriendo toda su fachada, se trata de la que fue una de las sinagogas tradicionales del barrio judío de Santo Domingo, la Sinagoga Don Samuel. Los historiadores aseguran que la cual la actual capilla de Mosén Rubí fue originariamente construida como una gran Sinagoga y posteriormente convertida en iglesia, podría tratarse de la última gran sinagoga edificada en España antes de la Expulsión.


Esta casa particular era una antigua sinagoga

El Casco Antiguo de Ávila está repleto de lugares por descubrir. Te recomiendo por lo menos pasar una noche o mejor dos para poder conocer los detalles más fascinantes de su historia. Tienes diferentes opciones de visitas guiadas que te serán de gran ayuda, aunque también es fácil recorrer la ciudad por tu cuenta.


Antes de abandonar Ávila es indispensable hacer un alto en Los Cuatro Postes, un mirador al otro lado del río desde donde se aprecia la magnitud de la ciudad amurallada, declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1985.


Mirador de Los Cuatro Postes

Si te gustó este recorrido te invito que compartas mi blog con tus amigos en tus redes sociales, solo tienes que hacer un click.


Precio de entrada a la muralla: 5 euros adultos y 3.5 niños

0 vistas

e2018 Alexandra Ciniglio. Derechos reservadose